06 jun. 2013

Ley 5/2013 de prevención y control integrados de la contaminación

(11 valoraciones)
por Iván Magadalena Souto

La Directiva 2010/75/UE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de noviembre, sobre las emisiones industriales, ha introducido diversas modificaciones en la legislación de prevención y control integrados de la contaminación. Su objeto es dar respuesta a la necesidad de obtener mejoras medioambientales, fomentando para ello la innovación técnica. Entre sus pilares fundamentales destacan los siguientes:

  • Refuerza la aplicación de las Mejores Técnicas Disponibles (MTD) en la Unión Europea exigiendo a los Estados miembros que los valores límite de emisión sean establecidos de acuerdo con las conclusiones relativas a las MTD, sin prescribir la utilización de una técnica o tecnología específica.
  • Se aplican valores límite de emisión más estrictos para algunos sectores, como por ejemplo el de las grandes instalaciones de combustión.
  • Modifica el actual ámbito de aplicación relativo a las actividades a las que se aplica la norma para cubrir tipos de instalaciones adicionales, y lo concreta y amplía más en relación con determinados sectores (por ejemplo, tratamiento de residuos).
  • Se simplifica y esclarece la tramitación administrativa relativa a la autorización ambiental integrada, tanto en lo que se refiere a su otorgamiento como a su modificación y revisión.
  • Dispone requisitos mínimos para la inspección y para los informes de cumplimiento.
  • Establece normas relativas al cierre de las instalaciones, la protección del suelo y las aguas subterráneas.

Estas modificaciones se incorporarán al ordenamiento español a través del Proyecto de Ley por la que se modifica la Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación (Ley IPPC), aprobado el pasado 23 de Mayo en el Pleno del Congreso de los Diputados.

Previsiblemente se agilizará la tramitación de las autorizaciones ambientales integradas y se reducirán notablemente las cargas administrativas, manteniendo al mismo tiempo los estándares de control sobre la contaminación.

Nueva Ley IPPC


Los aspectos más destacadados de este Proyecto de Ley son:

  • Se fomenta la prevención en la generación de los residuos y que éstos se gestionen con el orden de prioridad que dispone la "jerarquía de residuos" establecida en la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.
  • Se establecerán valores límite de emisión que garanticen que las emisiones no superen los niveles de emisión asociados a las mejores técnicas disponibles (MTD). Asimismo, el órgano competente podrá fijar valores límite de emisión menos estrictos si se pone de manifiesto que su consecución diera lugar a unos costes desproporcionadamente más elevados en comparación con el beneficio ambiental obtenido.
  • La Administración General del Estado suministrará a las Comunidades Autónomas toda la información de la que disponga sobre las MTD.
  • Cada Comunidad Autónoma deberá disponer de información sistematizada y actualizada sobre el inventario de las instalaciones sujetas a autorización ambiental integrada y sus correspondientes informes de inspección medioambienntal. Se establecen así mejoras en la información y en la comunicación de datos entre las administraciones y los titulares de las instalaciones.
  • Cuando se precise autorización de vertido al dominio público hidráulico de cuencas gestionadas por la Administración General del Estado, el Organismo de Cuenca competente deberá emitir un informe en el plazo máximo de seis meses desde la fecha de entrada en el registro.
  • El órgano competente para otorgar la AAI, dictará la resolución que ponga fin al procedimiento en el plazo máximo de nueve meses.
  • Será necesaria la presentación de un "informe base" o "informe de la situación de partida" para poder realizar una comparativa entre el estado inicial del emplazamiento de la instalación y su estado tras el cese definitivo de actividades, a fin de determinar si se ha producido un incremento significativo de la contaminación del suelo y de las aguas subterráneas.Tras el cese definitivo de las actividades, el titular evaluará el estado del suelo y la contaminación de las aguas subterráneas y comunicará al órgano competente los resultados de dicha evaluación.
  • Se suprime el deber de renovación de la AAI que implicaba que el titular, transcurridos ocho años desde su otorgamiento, debía solicitar su renovación al órgano competente. Ahora, será el órgano ambiental competente, mediante un procedimiento simplificado, quien garantice la adecuación de esta autorización. Así, las autorizaciones se revisarán dentro de los cuatro años siguientes a la publicación de las conclusiones relativas a las MTD.
  • Las Comunidades Autónomas serán las competentes para adoptar las medidas cautelares y las de control e inspección, así como para ejercer la potestad sancionadora y para garantizar el cumplimiento de los objetivos de esta Ley y su desarrollo reglamentario. Asimismo podrán designar a entidades que demuestren la capacidad técnica adecuada, para la realización, en su nombre, de actuaciones materiales de inspección que no estén reservadas a funcionarios públicos.

Nueva Ley IPPCPara garantizar la transposición adecuada de la Directiva 2010/75/UE, se establece un procedimiento de actualización de las autorizaciones ya otorgadas. Se establece como fecha límite para la actualización de las autorizaciones el 7 de enero de 2014. Posteriormente estas se revisarán siguiendo las nuevas pautas establecidas que esta ley incorpora.

Este Proyecto de Ley es primer paso para la transposición de la Directiva 2010/75/UE, que se completará con el Real Decreto de Emisiones Industriales, por el que se aprueba el Reglamento para el desarrollo y ejecución de la Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación.

Bajo mi punto de vista, este Proyecto de Ley supone un paso hacia adelante con bastantes luces y alguna que otra sombra.

Es destacable que los valores límite de emisión estén asociados a las mejores técnicas disponibles (MTD). Habrá que ver si esas MTD son realmente las mejores medioambientalmente hablando. Quizás el Estado debería fijar su mirada hacia los equipos de investigación de las distintas universidades y tomar buena nota de lo que allí se hace.

La opción de fijar valores límite de emisión menos estrictos si se pone de manifiesto que su consecución diera lugar a unos costes muy elevados, es cuanto menos discutible, ¿qué precio le ponemos a la contaminación?

La monitorización de datos y su tratamiento es fundamental para evaluar las situaciones presentes y mejorar las futuras. Por ello es también destacable la previsible mejora en la información y en la comunicación de datos entre las administraciones y los titulares de las instalaciones.

Otro gran avance es la mayor simplificación y reducción de cargas administrativas que provocará una notable reducción de tiempos en la consecución de la AAI.

¿Y tú qué opinas? ¿Crees que con ello mejorará la situación de las instalaciones industriales?

(11 valoraciones)
1 Comentarios
MVP Asesores27 nov., 2013

MVP Asesores Se acaba de publicar en el BOE la Ley 5/2013, de 11 de junio, por la que se modifican la Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación y la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados. http://boe.es/boe/dias/2013/06/12/pdfs/BOE-A-2013-6270.pdf

Normas de uso.
Esta es la opinión de los internautas, no de mvpasesores.com.
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Aceptar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.